VPOVitoria.es

Viviendas de protección oficial en Vitoria-Gasteiz

Todo cambió en los años noventa. Llegan los procesos de integración en la Unión Europa y el crecimiento económico de por medio, una crisis que palidece comparada con la actual. La vivienda libre se dispara y la VPO casi desaparece. El panorama es especialmente sombrío en Vitoria, con un urbanismo estancado que la convierte en una de las ciudades españolas con los precios más altos.
El problema era serio y la solución llegó de la mano de un pacto por la vivienda entre todas las fuerzas políticas municipales. El acuerdo tenía su base en la propia anatomía de la ciudad: con una orografía propicia, Vitoria podía crecer y no tenía sentido hablar de escasez de vivienda. Ocurrió a finales de los noventa, y a partir de este momento llegó el boom de la VPO.

En 2003 hubo otro hito en esta política de vivienda: Se introduce la calificación permanente de VPO. Es decir, un piso ya no se convierte en libre a los veinte años, sino que mantiene su carácter de protegido, de manera que lo construido con dinero público deja de ser objeto de especulación.

Durante todos estos años las cosas han cambiado mucho. A principios de este siglo, más 15.000 vitorianos se apelotonaban en las listas municipales de demandantes de VPO. Ahora, la cifra se ha reducido a 2.055. Y adelgazará aún más. Se ha llegado a un nuevo ciclo.

Contactar

captchaa